Hipertensión significa una presión arterial elevada

Cuando la presión arterial es alta, los vasos sanguíneos y los órganos como el corazón, los riñones o el cerebro se encuentran de forma continua con una presión elevada. Como consecuencia, la hipertensión puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular y de accidente cerebrovascular. Es necesario diagnosticar la hipertensión para que se pueda tratar correctamente.

¿Qué es la presión arterial?

El corazón es un órgano muy importante responsable de asegurar que la sangre circule por el cuerpo. Gracias al corazón, el oxígeno y los nutrientes llegan a todos los tejidos y órganos del cuerpo. Para ello, el corazón tiene que generar fuerza para bombear la sangre por el cuerpo. La fuerza que genera el corazón para que la sangre circule por las arterias se llama PRESIÓN ARTERIAL.

La presión arterial de una persona se expresa normalmente con dos números:

SISTÓLICA

Presión arterial (mm Hg)

El nivel más alto de presión arterial,

cuando la sangre se bombea desde el

corazón a todo el cuerpo.

DIASTÓLICA

Presión arterial (mm Hg)

El nivel más bajo de presión arterial,

cuando el corazón se relaja antes de

volver a contraerse.

La presión arterial ideal para un adulto sano sería de <120/80 mm Hg.

La presión arterial también se puede interpretar en centímetros de mercurio 12/8 cm Hg.

2018 ESC/ESH Guidelines for the Management of Arterial Hypertension

¿Cómo medir la presión arterial?

Casi siempre, será el médico o el personal de enfermería quienes le midan la presión arterial, por ejemplo, durante una visita rutinaria. Para ello, usarán un esfigmomanómetro. Se trata de un dispositivo de medición de la presión (manómetro) conectado a un manguito inflable que rodea la parte superior del brazo. El médico inflará el manguito y usted sentirá que le aprieta con fuerza el brazo. Después, el aire del manguito saldrá lentamente y sentirá que el manguito deja de apretarle. En ese momento, se puede medir la presión arterial con el manómetro (en milímetros de mercurio [mm Hg]).

Existen dos tipos de esfigmomanómetro:

 

EL MANUAL

El médico o el personal de enfermería infla el manguito con una bomba manual y luego usa un estetoscopio para oír el pulso.

EL DIGITAL

El manguito se infla y desinfla de forma automática. El pulso se detecta mediante un sensor situado dentro del dispositivo.

Para obtener una medición precisa de la presión arterial, cuando se haga la medición deberá haber estado en reposo durante al menos cinco minutos y estar sentado y en silencio, es decir, sin hablar.

¿Qué es la hipertensión?

La presión arterial puede ser alta, normal o baja, pero con el tiempo y la edad la presión arterial aumenta. ¿Por qué? Las paredes de las principales arterias se vuelven más rígidas y los vasos sanguíneos pequeños se estrechan. Debido a estos cambios, el corazón debe generar una fuerza mayor para seguir haciendo circular la sangre por el cuerpo. Esto puede provocar un aumento de la presión arterial. La hipertensión se define como la presión arterial que se mantiene por encima de 140/90 mm Hg de forma continuada.

¿Qué significan los números?

 

Óptimo

Sistólica < 120 y Diastólica < 80

Normal

Sistólica 120-129 o Diastólica 80-84

«Si está bien, ¡siga así!»
Normal alta

Sistólica 130-139 o Diastólica 85-89

«Debe comprobar la presión arterial más a menudo y debe seguir algunos consejos sobre su estilo de vida»

¿Cuáles son las causas de la hipertensión?

Existen dos tipos de hipertensión: primaria (o hipertensión esencial) e hipertensión secundaria.

La hipertensión primaria se refiere a la presión arterial alta sin motivo aparente. Existen varios factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar presión arterial alta:

Fumar
Tener sobrepeso u obesidad
Falta de actividad física
Demasiada sal
Demasiado alcohol
Estrés
Genética
Edad

La hipertensión secundaria se refiere a la presión arterial alta provocada por causas identificables (por ejemplo, una producción anómala de hormonas de las glándulas suprarrenales). Solo algunos pacientes padecen este tipo de hipertensión. Una vez que se halla la causa y se trata de forma correcta, la presión arterial debe volver a la normalidad.